miércoles, diciembre 14, 2005

AMANECE GRIS


Amanece gris en Marbella. El cielo de costumbre azul, parece pintado a cubazos de gris; como si al derramarse éste se hubiese asperjado por el firmamento listando todas sus tonalidades.

Miro por la ventana y la poca gente que camina por la calle lo hace con rapidez, mirando al cielo con cautela, esperando que el agua llegue al fin. Los pajaros, que mi vecino mantiene cautivos en su terraza, hablan entre ellos a ritmo frenetico, anunciando agua. He observado como a veces mantienen ociosas conversaciones con los pajaros en libertad de los arboles colindantes. Un arbol me separa de la realidad de cemento y cables electricos que es la zona de la ciudad donde vivo.
Jamas en mi infancia imaginé que viviría entre bloques de hormigón y que la unica vista que tendría mi casa no serían los arboles como siempre ha sido, si no un arbol al sur y el pico de Sierra blanca al norte. En un esfuerzo por no renunciar a mi amor a la tierra, he convencido a mi cerebro de que mi pequeño balcón es un jardin al este; donde siembro mis ahnelos, entierro mis frustraciones y escardo la mala hierba de mi vida. A tal punto llega la comedia que no oigo ni veo lo que traspone el arbol, el unico entre la ciudad y m vida.

3 comentarios:

alma dijo...

Me cautivó la conversación entre los pájaros enjaulados y los libres. Cuantas veces aún a sabiendas de que estamos entre rejas, no cambiamos nuestro pequeño mundo de "seguridades" por la aventura de la Libertad

Tastavins dijo...

Me he sentido identificada, yo miro con tristeza como los naranjos van siendo sustituidos por torres de hormigón, que ahora ya sólo nos permiten soñar el mar oculto al otro lado.
Salu2!

Lula Towanda dijo...

Te paso la bola de un meme literario, sorry :-)
visita mi blog para más información