viernes, febrero 08, 2008

VIERNES


El difícil arte de expresar por escrito se congela en mi cabeza durante unos días. Hablar, que es otra cosa, hablo todos los días y a todas horas. Me cansa. Llega un momento que no quiero ni decir ni oír mas; que mi voluntad resbala peligrosamente hacia la senda de la desidia y el desanimo.

No está en mi carácter dejarme llevar por mis desganas pero a veces que tentador es.

Discuto temas políticos e incluso llego a perder los estribos en alguna ocasión con gente a la que quiero ó aprecio. Me horroriza comprobar como nos afectan las divergencias ideologicas y como de alguna manera les sienta mal que no forme parte del rebaño en el que todos piensan igual. Llega a ratos a ser tal la ofuscación que cometo impertinencias con quien menos debería. Una vez entonado el "Mea Culpa" por las cuitas que me provoco dejandome llevar, recupero las ganas de volver a expresar por escrito. Tengo que escribir cien veces: no volveré a entrar al trapo mientras pueda evitarlo.
La musica es para "Farwayenought" (Gracias por el espejo, es bonito mirarse en él)

12 comentarios:

TOROSALVAJE dijo...

Las divergencias ideólogicas todavía nos tienen presos. Han pasado 70 años de la guerra civil y todavía quedan restos de ella.

Besos.

Fanmakimaki ファンマキマキ dijo...

como te entiendo. Marisa y un servidor somos ideologicamente contrarios, al igual que con muchos de mis amigos. Y eso produce una herida que escuece.

Marudemarbella dijo...

¡Uy vecina!
hablar de politica es un peligro, yo me abstengo.
El vídeo me ha encantado,lo he oido y visto varias veces, insuperable.
Un beso y buen finde.

Cabezota sin remedio, corazón enorme dijo...

Yo nunca discuto de política. Tengo mis ideass. No trato de convencer a nadie. Ni nadie me va a convencer a mi. Es así de simple.

Mi personalidad se ha forjado encima de una bici, en montes como ese.

La pena es que ya no esté tan en forma.

Pero sufriendo encima de una bicicleta aprendes a ver las cosas de otro modo.

MO dijo...

Me voy a copiar de ti...voy a copiar tu idea....escribiré mil planas con esa frase...jajaja

Y leugo volveré a ver la foto de los elefantes que ya considero míos!

Mira que yo quería ir a Marbella para ver el mar y comer pescaíto...
Ya no.
Ahora sólo quiero elefantes!

me llenan de ternura...

un beso

Anónimo dijo...

No te enmarañes en las redes del desencanto o la culpabilidad, al fin no es el tiempo el que nos deja, sino, nosotros a el.
Un abrazo mas de los muchos que te abrazan aunque no te lo digan.
Farawayenough.

Desesperada dijo...

me pasa como a ti tantas veces... empiezo a discutir y la impotencia de lo que dice quien está enfrente saca lo peor de mí. así que muchas veces opto por callarme.

giovanni dijo...

Es posible, una discusión política (social, filosófica, económica, psicológica, sociológica... quiero decir: más amplia que "política" en el sentido restringido de posturas ideológicas no basadas en una reflexión más o menos profunda), pero a veces es difícil llevarla. Depende de ti, y de la otra persona. Las discrepancias puedan permanecer, pero algún acercamiento, o incluso (leve) cambio de opinión, es posible.

Letizia dijo...

Dicen que no se debe hablar ni de política ni de religión ni de dinero para conservar los amigos.


Besos de Princesa

guerrero dijo...

Hola marbellí, esta semana ha sido complicada para mí en el trabajo, desconozco si pensar diferente y expresarlo, envidias ó que tenía que ser así sin más fueron los motivos...no sé porqué nos han puesto una zancadilla que aún perdura...
Pero la vida sigue, y un buen espejo es un lujo que muchos queremos, yo creo que lo tengo pero para algunos asuntos no me sirve.

Denise dijo...

¿Qué tendrá el tema político que enciende tantas pasiones?

Porque... digo yo... nadie se pelea por si es mejor el potaje de berros o el de lentejas. Nadie se pelea por si la manzana es mejor o peor fruta que el melón... pero pon la política y vuelan los sables.

PEDRO JORGE HERNÁNDEZ GONZÁLEZ dijo...

A mí me ocurre lo contrario. Al hablar soy torpe y me tropiezo con mis propias palabras, muchas veces digo lo que no quiero decir o digo las cosas al revés. Al escribir, tengo más dominio, por lo que me da mayor seguridad.

En cuestiones de política, a veces ni siquiera es necesario discutir. Lo que haces cada día, cómo te desenvuelves en sociedad, los límites que respetas y los que traspasas, las normas que sigues y las que trasgredes... todo eso habla por ti.

;)