martes, julio 08, 2008

Decepción


Aquí un banco en el paseo marítimo de espaldas al mar. Resulta, cuanto menos curioso, que los responsables de su construcción no se hayan percatado que lo bonito está al otro lado.

Celebramos el 4 de Julio con parientes americanos. La mezcla de platos americanos y andaluces fue muy original. Comí de todo, ayyy!!

Celebramos comida con el colegio, tambien comí de todo, ufffffff. El sábado sin haberme repuesto del día anterior, me fui de boda. La boda muy alegre, los novios muy guapos y todo estupendo como cabe esperar de una celebración magníficamente organizada. Comí mas de todo, que loca!!!

El domingo comida familiar en que mi padre se empeña en que pruebe el marisco. Y vaya si lo pruebo!!!!!

Anoche, ya creyéndome inmune a desavenencias estomacales o intestinales, ceno en un restaurante con amigas celebrando el cumple de una de ellas.

Todo estaba tan bueno y yo tan segura de que nada me iba a pasar que cene como una humana y lo probé todo.
Hoy, misera de mi, me duele el estomago y todo lo demás. Uffff, me arrepiento, me castigo y me absuelvo a base de manzanas y arroz blanco.

Espero que mi cuerpo me perdone y prometo no comer mas cosas prohibidas hasta..................., hasta que se me olviden días como el de hoy.

"Pequeño" en el campamento descubre caras de la amistad que no le gustan. Su decepción es tan grande que siento ganas de salir corriendo e irme a consolarle. Me aguanto las ganas y sufro, esto es parte del precio que hay que pagar para crecer. Las decepciones enseñan a no pedir "Peras al Olmo". Creo que se le ha quedado grabado en el alma.



Música: Los Panchos- "Si tu me dices ven"From: eltrompadehule

4 comentarios:

Lena dijo...

Pobre peque y pobre mami...

Te entiendo perfectamente.

Sufro de lejos por los dos.

Leí y el corazón se hizo pasita.

De las más arrugadas.

Un beso

Fanmakimaki ファンマキマキ dijo...

Quedas perdonada

angélica beatriz dijo...

¡Ey mi Amiga preciosa!

Te duele la pancita pero lo gozado nadie te lo quita :-)Que te sientas mejor.

Sí, duele el dolor de los hijos, pero como bien dices, es parte de la educación para la vida.

Te quiero mucho.

Mil besos.

Sibyla dijo...

Ay, que te quiten lo bailao!
Bueno mejor dicho, que te quiten "Lo tragao!" (jajaja)

A mí me pasa igual, después, a pagar las consecuencias...

Lo de tu pequeño, me da mucha pena, pero como bien dices, en la vida hay que aprender así a crecer...

Besitos:)