jueves, agosto 28, 2008

Donde no me llaman




El hijo de una amiga estampó su coche contra una pared regresando a Marbella. Por suerte para todos y sobre todo para él solo el vehículo quedó destrozado. Mi amiga se quedó contenta con la vida. Su hijo se había salvado, así que le amonestó lo justo para acallar su conciencia de madre que tiene que regañar aunque el alivio le quite las ganas.

El nuevo coche la trae "por la calle de la amargura", corre igual o mas que el otro. Yo le digo que el coche de por si no se mueve, es el conductor el que se embala a pie de carretera.

Hoy me lo he encontrado y hemos hablado del accidente. Todo se debió a un exceso de velocidad y confianza en su pericia al volante y así me lo ha reconocido. No he podido evitar ponerme en plan "abuela cebolleta"con él y darle la charla sobre los peligros de la velocidad en carretera. De repente me he dado cuenta de que me miraba alucinado, sus ojos me estaban preguntando ¿quien narices soy yo para meterme donde no me llaman?

Pues lejos de callarme he hecho caso omiso a su mirada y le he contado todos y cada uno de los casos desgraciados que conozco o he padecido en mi familia.

Creo que nunca mas me va a saludar a poco que pueda evitarlo, me da igual. Yo también transito sus mismas carreteras y quien sabe si la próxima en vez de una pared encuentre mi coche.

Música:Adriano CELENTANO-Aria... non sei più tu
Libro: Hace mil años que estoy aquí.- Mariolina Venezia

9 comentarios:

TOROSALVAJE dijo...

Era lo que tenías que hacer, y su madre debería hacer algo más si realmente lo quiere.

Besos.

Doncel dijo...

Hay mucho "Fitipaldi", suelto por ahí,Hiciste lo propio, darle un buen consejo.
Un placer volver por tierras malagueñas y saludarte.
Si pasas por mi blog, te voy a presentar, un buen amigo pintor.

Besos. Antonio

angélica beatriz dijo...

Hola mi Marbella querida.

Hiciste muy bien. Lamentablemente, el umbral de peligro en los jóvenes pasa desapercibido, y no queda más remedio que educarlos con el ejemplo.

¡Te quiero mucho guapísima!

Besos y tulipanes para ti.

Lena dijo...

¿Por qué las prisas?

¿a dónde tan rápido?

Leía a Carlo Petri quien decía que debemos recuperar la lentitud a la hora de vivir.

Sí.

Prisa es no pensar.

Un abrazo, Marbella.

Sterling dijo...

Rinnnng, Rinnnng...
Pues nada; no saludo. Precioso título.
Buen Finde.

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

Hoooooooooooola, ya he vuelto de mis largas vacaciones. Es un placer encontrar a los amigos donde los dejé.
Un abrazo grande

fumatadesabores dijo...

No has dicho ninguna barbaridad, así que no te arrepientas. Una cosa es meterte en si el chico fuma o no (es dañino pero el daño queda en él),pero en accidentes de tráfico, XD, como podemos pensar que es cosa nuestra, si cientos de personas se cruzan ante nosotros cada día al volante?
MI mejor amigo es hoy un ricachon treintañero, un ricachon desafortunado. Un ferrari a 100 por hora se llevó a su madre por delante en plena avenida ricardo soriano. Madre hecha puré. Amigo huérfano. Juicio con indemnización millnaria. Ojalá esa tarde algún/a "hechoenmarbella" le hubiera dicho a Mr. Ferrari que cuando cogiese el coche no corriera...

pau dijo...

Pues vaya... pienso que con el último párrafo debería haber suficiente.
Cada vez que veo conducir a mi hijo, tan pausada y civilizadamente, recuerdo lo muy estúpido que llegué a ser y lo poco autorizado que estoy para recomendar lo que ya hace. Pero lo peor es cuando veo a algunos amigos de mi edad comportándose como niños mimados tras un volante.
Y después hablan de la juventud...

スペインから日本まで dijo...

Hiciste muy bien, este tipo de personas no van a cambiar pero es bueno advertirles de las consecuencias, algo queda. Lleva razon Pau, es una lastima ver a hombres ya de mediana edad y todavia comportandose como crios al volante, la verdad es patetico.
Espero que las nuevas generaciones poco a poco vayan corrigiendo los errores de las ya pasadas, en la carretera, en el alcohol, las drogas etc.