sábado, febrero 19, 2011

Cumpleaños


Hoy cumplo años. 49 ya, que se dice pronto.

Y este cumpleaños tiene un sentido especial aunque bastante pueril. Andaba yo por los 14 años cuando una de mis tías, muy creyente en el esoterismo y demas zarandajas, me llevó a visitar a una "Vidente" a Fuengirola sin que lo supieran mis padres. Me encantaba acompañar a mi tía a donde quiera que fuese ya que su locuacidad y don de gentes me parecían algo fuera de lo común. Así que aquella tarde nos dirigimos ociosas a un pequeño chalecito de los años 60 en una urbanización por entonces floreciente en pos de nuestro futuro.


Cuando entramos a la casa me llamó la atención el poderio economico que se respiraba y se palpaba en el mobiliario y los enseres. Que aunque carisimos detentaban tan mal gusto que aun los recuerdo vivamente a pesar del tiempo transcurrido.

La Vidente era una mujer entrada en carnes y años teñida de un rojo misterioso por el espectacular tono. Nos sentó tras hacernos esperar mas de hora y media en el porche de la casa junto al resto de los necios clientes en una pequeña salita en la que un velador de tres patas ocupaba practicamente todo el espacio de la habitación. La rodeaban media docena de sillas hijas cada una de un padre. La Mujer nos miró una a una preguntandonos al unisono que queriamos saber. Mi tía se ensarzo en vagas disquisiciones acerca de su matrimonio, su trabajo y el dinero para terminar diciendo dime lo que veas. Mientras, yo observaba discreta la ambientación del cuarto preguntandome cuanto de montaje había en el asunto aunque sin atreverme a opinar en voz alta. La mujer le hablaba a mi tía sin quitarme ojo y en un momento dado me miró y me dijo: Un hombre de leyes te ayudará siempre, tu madre te dara tristeza y moriras con 48 años. Lastima. Mi tía y yo nos miramos sorprendidas y la mujer entonces intentó quitar hierro al asunto. No pregunté ni mu y salí de allí entre espantada e incredula.

Pues mira que han pasado años desde entonces....... sin embargo una vocecita me recordaba cada cumpleaños que los 48 estaban casí por llegar. >Durante todo el año, me he preguntado a ratos si de verdad sería mi ultimo año de vida y por si acaso puse en orden mi vida, que nunca viene mal.

Traspasados los 48, solo diré que acerto dos de tres.

Pequeño me ha hecho uno de los regalos mas bonitos que puede recibir una madre. Ademas de una orquidea y un saca puntas electrico me ha escrito una carta llena de pasión filial que me ha saltado las lagrimas de emoción materna. Gracias Gui. Tu si que eres un precioso regalo de la vida.

Brindo con todos vosotros por un año Más.


9 comentarios:

F. J. Zamora dijo...

Anda que la pitonisa se las traia.
me alegro que se equivocara en una al menos.
Un saludo

Paseo de Letras dijo...

Muchísimas felicidades...¡¡¡¡
Abrazos

esticomar dijo...

Muchas felicidades, un fuerte abrazo para tí y los tuyos.
Tico

La Perfida Canalla dijo...

Felizzzzzzzzzzzzz
Felizzzzzzzzzzzzz
en tu diaaaaaaaaaaa
amiguita que Dios
te bendigaaaaaaaaaaaaaaaaa
que reine la paz en tu vidaaaaaaaaaaaaa
y que cumplas muchos mas!!!!!
Un besote wapa( aunque con retraso)

juan rafael dijo...

Certifico ya que tienes algún día más aparte de esos años. ¡Felicidades!
Ahora a ver si superas la profecia de los mayas para finales del 2012.

TORO SALVAJE dijo...

Bien por Pequeño.
Dos de tres o una de tres porque los padres siempre acabando dando tristezas cuando envejecen. Todos.

Feliz cumpleaños aunque sea con retraso.

Besos.

giovanni dijo...

Feliz cumpleaños!

Me conmovió tu último escrito sobre tu madre, pero, verdad, qué bueno tener un hijo como Pequeño!

Besos

Clave de Sol dijo...

Felicidades. Justo deje de acceder a tu blog un par de dias y me perdí dos entradas. Aunque sea con retraso Feliz cumpleaños

la-de-marbella dijo...

Muchas gracias a todos.