miércoles, febrero 18, 2009

Que será será



Por motivos de trabajo acudo a varios almuerzos con gente diferente en cada uno de ellos.

El tema de conversación generalizado versa sobre la cuestión inmobiliaria, la crisis y el paro.

Haciendo honor a mi promesa personal de no volverme a implicar personalmente en nada que no me concierna, mantengo la distancia que me he marcado. Desde fuera es mas fácil poder ver y analizar los problemas de los demás. Y sobre todo encontrar soluciones. Implicándome me vuelvo parte del problema, me ataca la ansiedad.

En uno de esos agradables almuerzos me sientan al lado de un psiquiatra, por una vez, me cae bien el tipo a pesar de su profesión. Empatizamos enseguida y no dudamos ni un momento en analizarnos de frente mutuamente. El resultado es una profunda corriente de simpatía. Si todos los de su profesión tuvieran tanto carisma y don de penetración mental tendríamos menos locos.

En otro de esos almuerzos me siento junto a un irlandés que acaba de probar el chorizo por primera vez la noche anterior y está deseando repetir. Le entiendo mas bien poco, sobre todo porque habla con la boca llena y me pone de los nerviossss. A mi izquierda sin embargo se sienta una periodista jubilada. Intima del irlandés, me cuenta la vida y milagros del tipo. Se la ve muy colada con el Mister a pesar de la edad de ambos. La historia me hace sonreír por lo entrañable y pienso que me encantaría buscarles una casa. Quien sabe!!!

Sigo buscando la casa ideal de una pareja. Sin éxito. Hemos visto tantas casas y almorzado juntos tantas veces que parecemos familia. Ese es el problema de idealizar los deseos. No hay forma humana que les entre en la cabeza que "su sueño" solo existe en sus cabecitas caprichosas y locas. De no ser tan apetitoso su presupuesto ya habría dejado el tema. Ayer intenté reconducir sus deseos, vano intento.

Vienen "Los Albatros" de Madrid por motivos de trabajo y salimos los cuatro de tapas. Nunca dejan de sorprenderme con las cosas que hacen. Nosotros a ellos le resultamos igual de sorprendentes. En definitiva pasamos un rato muy agradable y esta vez voy a encontrarles lo que quieren. (Te lo prometo Pi)

Así que mientras unos quieren comprar lo que no se encuentra otros quieren vender lo que nadie quiere o puede comprar. Es como un puzzle roto al que le faltan o sobran piezas. A veces me parece el cuento de nunca acabar. (ya os he dicho muchas veces que en mi vida la Ley de Murphy es una constante)

Mañana es mi cumpleaños. Otro año mas que sumar y restar. No me deprime cumplir años, es lo que espero ser: una vieja feliz. El otro día de broma le comentaba a un colega que ansiaba ser algún día una jubilada ágil. Aprender a jugar al golf y hacerme con una pandilla de chiflados como yo. Seriamos la pandilla basura de los campos de Golf. Nula para el deporte me gustan los campos de golf. Aunque esa es solo la fantasía nº 25 de mi lejana jubilación.

Conozco a Mujer Florero a través del teléfono y entablamos relaciones comerciales. Este mundo del blog es increíble!!!


Con Fito & Fitipaldis y su canción: - Me equivocaría otra vez,

y siempre por gentileza de http://www.youtube.com/ ,

os dejo una herradura de la suerte, regalo de otros cumpleaños.


5 comentarios:

angélica beatriz dijo...

¡Mil felicidades mi querida andaluza!

Disfruta tu cumpleaños "a tope", como dicen ustedes. Captura en tu alma todos los besos, abrazos, palabras sinceras y afecto que te darán mañana, y recuérdalos cuando esté nublado en mi querida Marbella.

Desde México, te mando un ramo inmenso de flores y mi cariño sembrado en cada una de ellas.

Y mi beso y abrazo muy fuertes.

Lena dijo...

Felicidades, Marbelli!

(Yo quiero ser de tu pandi de golf!!!!)

besitos!

(gracias por la herradura...me viene bien!)

mujer-florero dijo...

MUCHISIMAS FELICIDADES.
Y UN FUERTE ABRAZO.

Anónimo dijo...

Se que no tengo perdon de Dios,todo el dia pensando en llamarte,pero fue un dia de perros al menos para mi.
Mis mejores deseos en tu cumpleaños.
Felicidades Viñita.Besos

juan rafael dijo...

Pues ¡felicidades! aunque sea con retraso.
No se puede estar en todo.