domingo, septiembre 06, 2009

Septiembre en la ventana


Marbella en Septiembre es especial. El clima se va enfriando en las ultimas horas de la noche y las primeras de la mañana. La luz ilumina con un punto de intensidad mas bajo aunque quizás mas brillante. La ciudad se llena de carreras de madres y padres en busca de un libro de texto, un uniforme, zapatos y algún cuaderno que se ha dejado para ultima hora. Las colas en las librerías y centros comerciales se vuelven un clásico muy parecido a los de Navidad. Tanto los que han vuelto de vacaciones como los que están a punto de irse se cruzan por las calles con el mismo grado de estress aunque por diferente motivo.

El bar de las mañanas, vació en verano, llena poco a poco las ausencias y parece que fuera ayer cuando este o el otro partían felices en busca de descanso.

Se cierran puertas, armarios, llaves de gas y de agua a la espera de unos días de asueto; cientos de camas vacías desperezan sueños ausentes. La ciudad empieza a preparararse para el otoño. Las personas deseamos que se vaya el calor.


He mirado mi archivo de fotos durante mucho rato. He vuelto a caer en la cuenta de que apenas retrato personas. Y de que casi no he hecho fotos durante el verano que merezca enseñar. El animo del fotografo, sea cual sea, es lo que le da vida a una foto. Cuando miras sin ver y con pocos animos es difícil conseguir nada bueno. Releo a Cortazar. Cronopios y famas, estafetas de correos emplumadas con brea, sepelios incautados a los deudos, secretarias guardianas de palabras, escaleras que descritas son mas que escaleras, imaginación prodigiosa, dúctil, muy dúctil al lector.

Y mientras en mi calle, un fierecilla de la carretera toca el claxon sin piedad bramando que le retiren el coche que le molesta para salir del aparcamiento, yo os dejo con música.

Ibrahim Ferrer & Omara Portuondo - Quizás Quizás


brahim Ferrer and Omara Portuondo - As Time Goes By (Casablanca)


11 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Si, aunque aún le queda aliento el verano se agota.
Cuando llega septiembre tengo la sensación de una fiesta que ha acabado, ya no hay música, los que bailaban se han ido, está todo por limpiar y las cortinas de las ventanas son movidas por un viento que empieza a ser frío.
Es casi como la muerte de una estación.

Besos.

José Manuel Beltrán dijo...

Muy bien descrito, sí señor -o mejor, señorita o señora-. Ya no es que hayamos recuperado la placidez de nuestra Ciudad, evidentemente alterada en gran manera en estos días- sino que como bien relatas el disfrute de esa caida de sol -en un plano más horizontal- da una iluminosidad realmente maravillosa.

El fresquito de madrugada se agradece después de tantos días insoportables y sólo nos falta la caida elegante de ese liquido elemento que haga reverdecer aún más nuestras montañas.

Por lo demás, los ciudadanos recuperaremos nuestro pulso de vida normal apechando con nuestras obligaciones que, por mor del verano, también han disfrutado de un relativo relax.
Un beso, ciudadana.

Marudemarbella dijo...

Hola amiga

Que bonito relatas este final de verano, a mí septiembre me gusta y eso que me pone triste, pero me inspira, me abre alguna puerta por donde entran las musas, y ya no me dejan descansar hasta que consiguen que coja los pinceles y hagas algo las estoy esperando.
Me encanta la música cubana que has puesto, me la he llevado a favoritos.
Un beso
Maru

DEMOFILA dijo...

¡Por fin!, ya estamos tranquilos, apetece, mucha ruido y pocas nueces, ¿no crees?.
El agua está ahora de escándalo, y la playa relajante, dicen que los baños de septiembre son los mejores, y es así vecina.
Ahora estamos en luna llena, cuando se refleja en el agua es un paisaje maravilloso, yo no veo salir el sol, no me levanto tan temprano, pero podría acostarme más tarde ¿te apetece una pequeña juerga de solteras?.
Piénsatelo, besos, un brisa ascendente te lo dejará en el salón, para cuando llegues.

la-de-marbella dijo...

jajajajaja, Vecina Vecina jajajajaja cuidado con la luna llena que sale el hombre lobo a pasear jajajajaja Besos

Anónimo dijo...

Ha tenido que ser un infierno este agosto en el centro, ni el marqués de Salamanca lo hubiera soportado.
Cierto es que la sensación otros años por estas fechas es de que se apaga el verano pero parece que la luz sigue encendida con este calor.
Como siempre una magnífica descripción del ambiente que nos rodea.
Que la vuelta a la cotidianidad sea tenue, apacible y sosegada.

Beauséant dijo...

yo siempre quise hacer fotos de la misma forma que Cortazar enlazaba palabras... misión imposible, me temo :)

he visto la referencia, muy bonita :) muchas, muchas gracias...

Isabel Huete dijo...

Hola querida marbellí.
Aquí estoy para darte las gracias por tu visita y comentario y decirte que la puerta de mi casa está abierta para cuando quieras.
A mí también me ha gustado ese relato que haces del fin del verano y me alegra que Cortazar esté entre tus manos... ¿Dónde podría estar mejor? :)
Un beso grande.

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

tu septiembre sí que es bonito...
un besazo

DEMOFILA dijo...

Buenas noches, veci, esta herida está haciendo sufrir mucho, tú lo sabes, espero que se cumpla lo que dices y llegue otra persona que que vuelva a ilusionarlo.
Diez días, son pocos, sé por experiencia que los primeros días son los peores, cuesta acostumbrarse, pero aquí estamos para lo que quieras, en todo momento, todos lo echaremos de menos.
Relajate y duerme tranquila, tienes un hijo maravilloso, seguro que siempre estará en contacto con vosotros.

Xiada María dijo...

En septiembre el verano empeiza a decir adiós por todos los lados. Hasta oscurece antes de noche.

Besos