viernes, noviembre 27, 2009

domingo lluvioso




Paseando con su perrito llevaba mucho tiempo saludándome al cruzarnos por el barrio. A fuerza de vernos comenzamos a sentir cierta corriente de amistad que nos hacía o bien acompasar nuestros pasos o detenernos en esquinas intentando con esfuerzo evitar las peleas entre nuestros respectivos canes mientras nos enzarzábamos en largas conferencias.

De repente deje de verla. Me extrañó su ausencia en el fondo de mi cabeza sin darle mayor importancia. Llevaba años en España conviviendo con un señor viudo unos años mayor que ella. El hombre según me había contado tenía mala salud y malas pulgas y aunque yo intenté sonsacarle que tipo de pulgas eran las que poseían a su pareja; nuestra intimidad no llegó nunca a tanto.
Durante este fin de semana lluvioso por fin la he vuelto a ver. Nos hemos alegrado mucho de encontrarnos aunque el por qué de su ausencia nos ha relegado a la tristeza. Ha estado unos meses en una casa de acogida en Málaga. Su pareja la humilló, la golpeó, la echo a la calle sin ropa y sin dinero. No voy a contar nada mas del suceso, es igual a cientos de otros. La diferencia está en que ésta ha perdonado y ha vuelto al hogar. Hogar del que tendrá que salir corriendo en breve ya que en la segunda semana del "perdón" el maltratador da síntomas de nuevos revueltos mentales. Sin embargo, ahondando en los motivos que la han hecho regresar y perdonar, estos son interéses espúreos que me dejan perpleja. Ya que es capaz de anteponer su integridad física y moral a la perdida de la capacidad económica. Tiene donde ir y no quiere irse.

En respuesta a mi entrada anterior José Manuel me decía que la violencia es contra seres humanos, independiente del sexo y cuestión de respeto o falta de él con mayúsculas.

Estoy de acuerdo con Miriam en que todos los días se debe recordar y no solo en conmemoraciones de un día. Aunque corremos el riego que, como con las imagenes de guerras y bombas a la hora de comer en el televisor, no se nos conmueva el alma.

Otro Domingo con mi madre aunque sin la connotaciones del otro. Discutimos, ella en serio y yo en broma. Al final la hago reír.

Mi family se ha ido a dar una vuelta y he estado oyendo la misma opera interpretada por diferentes tenores. Me cuesta decidir entre la versión de Mario del Monaco, Mario Lanza y Pavarotti, me decanto por el ultimo.


5 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Que complicado que es entender a los demás.
Supongo que sus razones tendrá.

Besos.

Beauséant dijo...

Se necesita la ley y apoyo, mucho apoyo psicológico para las víctimas de cualquier maltrato. El problema, además de la cultura, es la falta de medios, y eso tiene una solución muy complicada, porque llega un momento en que la víctima se queda sola sin estar preparada para ello.

Isabel Huete dijo...

Sobrevivir malviviendo... Tiene que ser terrible tener que optar por ello por no encontrar otra salida. Hay muchas mujeres como ella y es difícil entender sus razones, pero las hay. Seguramente se sentirán muy solas, derrotadas.
Un beso grande.

Isabel Huete dijo...

Ah, soy una enamorada de Pavarotti!
:)

Princesa Letizia dijo...

Yo soy una mujer afortunada: tengo a mi Felipín.

Besos de Princesa