viernes, abril 30, 2010

Tracy Chevalier


A punto de acabar Abril doy fin a "Las Huellas de La Vida" de Tracy Chevalier.
La vida de dos mujeres desiguales a las que une una misma pasión por los fosiles nos pasea por una sociedad pacata,cerrada y bastante hostil a los cambios. Anterior a Darwin, dos mujeres se conocen rebuscando entre los acantilados de una playa restos fosiles de lo que ellas suponen cocodrilos. Poco a poco tendrán que enfrentarse a la vista de lo que descubren a sus creencias, dogmas y todo lo políticamente correcto de su época.
Como en el resto de sus novelas carga la tinta en el talento innato. En este caso la paleontología mas primigenia del que hacen gala sus protagonistas. Igualmente aparecen de nuevo las desigualdades sociales y un cierto costumbrismo que nos traslada a la época y el espacio que delimita. Muy recomendable.

Las orquideas a punto de florecer y la menta devorada por un gusano que no logro encontrar me alegran y me cabrean con la misma intensidad. Mierda Gusano!!! Con lo extraordinariamente gigante que estaba mi menta. La he podado como Johhny Manostijeras en un plis plas y ahora el gusano que se busque la vida por los cactus.¿comerán cactus los gusanos?

La memoria ha sido la tónica de mi semana. Tanto luchar con la de mi madre casi me convierte en zombie. El Alzheimer es una enfermedad tan sumamente desoladora y cruel que a ratos dan ganas de salir corriendo. Sin embargo ella sigue ahí, en algún rincón perdido de circuitos y células y me quiere. Desgarrones del alma aparte todo va mejor de lo que se podía esperar y cierto es que lo nuevos medicamentos parecen mágicos por el magnifico efecto que le producen.

Mis hermanas como jabatas luchan por una normalidad que no existe. Es honorable y precioso el intento.
Cambiando de tema mañana me voy de fiesta con mis primos; somos tantos y tan variados que siempre es un placer juntarnos.
Marbella se llena de flores por doquier, Mayo nos coge florecidos.

6 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Espero que sigan descubriendo nuevos medicamentos hasta que logren curar esa enfermedad.

Besos.

Beauséant dijo...

puede parecer que hemos avanzado mucho en nuestra mentalidad, pero si lo pensamos bien seguimos rechazando aquello que mueve nuestras ideas preconcebidas del mundo.. y si encima vienen de alguien a quien consideremos un inferior pasa lo que pasa, que sólo te dan la razón cuando has muerto...

DEMOFILA dijo...

Hola Veci, ya veo que sigues siendo una lectora empedernida, la verdad es que yo ultimamente leo poco, pero si me recomiendas algún buen libro, seguro que lo leeré y comentaré contigo.
Lo de tu madre, ya sabes lo que te he dicho muchas veces, disfruta de ella ahora que puedes, sabes que yo no pude despedirme de la mía, tú puedes hacerlo, el alzheimer no es un obstáculo para que disfrutes de ella hasta el final, que espero que tarde mucho.
Un beso, guapisima, te quiero con el alma, te estoy oyendo trastear encima de mi cabeza, desde luego que no paras, después dices que estás cansada.

K dijo...

Mi abuela padeció esa enfermedad, como sabes. Yo, cuando subía al pueblo y ya no se acordaba de llamarme "mi princesa de Asturias" (porque nací en Oviedo y así me llamaba ella) o "mi fea", me sentaba junto a ella y le cogía la mano y ella se quedaba quietecita y tranquilita porque sé que ella sabía quién le cogía su manita pequeñita... No hacía falta hablar, y nos venía muy bien a las dos.

Espero no tardar mucho en ver el remedio definitivo que haga que las neuronas vuelvan a funcionar perfectamente.

Un besazo,

Estrella del Mar dijo...

Hola amiga La-de-Marbella paso a saludarte y desearte bonito y feliz fin de semana, la verdad que a mi tambien me ocurre con la maceta que tengo de menta, en una noche casi se la come solo deja el tallo,jejejeje, saludos cariñoso.
Lola.

angélica beatriz dijo...

Hola, mi querida Amiga Marbella.

Tan pequeño espacio para tanto que tenemos que platicar, así que te dejo muchos besos, por lo pronto, y nos vemos donde ya sabes :-)