miércoles, abril 12, 2006

SEMANA SANTA III




Hubo otras semanas santas en que no llegue a ver ninguna procesión. Me perdía con mi grupo de amistades entre bares, tabernas, playas y paseos. Recuerdo aquella época como un tiempo apasionado, loco, carente de problemas y obligaciones. La pandilla era muy grande, aglutinaba todo tipo de personas, cada uno con sus más o sus menos, pero de tal variedad que no daba tiempo de aburrirse. Nos desplazábamos en moto y en algún que otro coche "cuaternario" heredado por los mayorcitos del grupo. Los espigones de la playa eran centros de reunión cuando el dinero escaseaba; se compartía el tabaco incluso a caladas, si éste era escaso; compartir lo que había era un placer, así como dar fiestas entre todos. Nos achicharrábamos en la playa, ajenos al cancer, cubiertos de extrañas mezclas solares como: coca cola con aceite, aceite con crema nivea, crema nivea con mercromina etc etc. Eramos unos locos del moreno y los hidropedales. También bailábamos un montón, bueno yo menos, pero es que siempre he sido patosa y algo lerda para el baile regional (sevillanas, rumbas, etc). Me he quedado con las ganas de aprender a bailar " pasodobles" con mi suegro; no nos dio tiempo. Tampoco era buena en el "baile lento", debo de tener el record de pisotones por segundo. Lo peor era el "sentido del ridículo" que me atenazaba si me sentía observada por alguien. Aun hoy, lo tengo presente a la hora de ser centro de atención de las miradas ajenas, sea por el motivo que sea. Quizás, por eso siento franca curiosidad por la gente que no lo tiene y actúa en consecuencia.

Aquellas " semanas impias" dentro de la santidad oficial, nos dierón a un enorme grupo de gente la posibilidad de estrechar lazos de amistad que perduran en el tiempo, y sobre todo risas, muchas risas. Que bien nos vendrian ahora en estos tiempos de zozobra e inquietud.

8 comentarios:

giovanni dijo...

Lindo el recuerdo y como lo llevas a la actualidad. Gracias por tus comentarios... "No te resisto" se puede decir? O siempre hay que decir: "No resisto la tentación"?

Hepoir dijo...

Reirse es lo mejor que nos puede pasar. Así que sigue riéndo y recordando las risas.

giovanni dijo...

Gracias por la explicación! Mi confusión es para reírse! (Imagínate un joven holandés en una playa española diciendo a una chavala: "No te resisto". Cuando quiere decir: "No puedo resistir mis sentimientos por ti" o algo semejante.)

Fanmakimaki dijo...

Cocacola con aceite? Dios!

Miedo al Ridiculo? Como me suena eso.

Compartir caladas con los amigos. Eso si que estaba bien.

Ahora se comparten cenas y comidas. Y aperitivos!

Anónimo dijo...

Gracias por hacerme reir,mi receta para broncear ,no te rias es verdad me bebia frasquitos de yodo,espero que no se interen mis hijos...

Rafael dijo...

Qué recuerdos tan bonitos y... cómo pasan los años. Yo, que en unos meses cumpliré los 32, también recuerdo con nostalgia hasta las cosas más nimias. Quizás debería haber hecho más locuras entonces (y no andar haciéndolas ahora jaja) Besos y disfruta de tu bella ciudad.

edharris dijo...

Pues entre las semanas santas de fiestas y cachondeo, y las de "pasión" y via crucis... pues casi me quedo con la primera, y algo intermedio, en casita descansando y paseos tranquilos.

Johann Wegmann dijo...

es un verdadero placer venir por acá. Se disfruta y se comparte los buenos momentos sin haber participado. Será que soy sensible en el sentido menos cursi de la palabra? O imaginativo es mejor y lo mismo? O es que simplemente es la buena vibra de vocé?