jueves, marzo 19, 2009

BIEN, MUY BIEN!!!!





De nuevo juego a colorear con Picassa y su versión 3.

Esta vez juego de verdad. He decidido jugar y hacer realidad el Carpe Diem que tanto predico y tan poco me aplico.

Las nubes que han oscurecido mi horizonte se abren sinuosas hacia cielos mas azules que pinto a placer. Placer que siento al oir al mejor violinista que he oído jamas tocando lo mejor de Pablo Sarasate , al menos es mi parecer, Itzhak Perlman: Zapateado.
Si la música fuesen palabras que pudiesen hablar de sentimientos sensACIONES Y DESEOS , HOY, esta sería mi música.
No tengo ganas de contar nada de nada, ya sabéis como soy........, mas me siento tan feliz que ni hablaré de Benedicto y sus desatinos, ni de la crisis "que viene el lobo y te come", ni de nada de lo que pensaba decir. Soy feliz en medio de un mundo gris y no me siento culpable, sencillamente: soy feliz.

A continuación Versión :Izhak Perlman:

y una magnífica versión por orquesta desconocida por mi de la Sinfonía del Nuevo Mundo del Checo Anton Dvorak.

6 comentarios:

angélica beatriz dijo...

Lo mejor de la vida es que podemos disfrutarla a nuestra manera mi querida Marbella.

Me encanta escucharte cuando dices que te sientes feliz.

Te acompaño, aunque hoy me siento especialmente melancólica.

Muchos besos hatsa esa playa soñada.

TORO SALVAJE dijo...

Me alegra mucho.

:)

Besos.

Anónimo dijo...

Que gusto, levantarse por la mañana acceder a tu blog y leer que eres feliz y lo compartes, es dificil encontrar personas positivas y que lo transmitan. ¡Enhorabuena!

Letizia dijo...

Por lo que sé, el invierno ya se acabó en toda España, Galicia incluida. Podemos ir desnudándonos en todas las casas.

Besos de Princesa

スペインから日本まで dijo...

Que alegria, como se nota que ya estamos en primavera! me alegra que estes feliz, desde que estoy en Japon he aprendido a ser feliz con cosas tan simples como observar unos arboles en flor, o el hecho de tener un dia soleado (cuando antes casi todos los dias eran soleados y no los apreciaba).

Enrique Rojas Guzmán dijo...

Me encanta el optimismo que desprende tu texto.

Un despejado saludo