lunes, marzo 02, 2009

Llueve again



De nuevo llueve hoy con sibilina insistencia.  Los jardines y los campos ahitos de agua resucitan como lechugas  al mínimo rayo de sol que les penetra. Las flores silvestres visten de sabrosos colores los caminos. Mi perro se pone ciego de hierbas queriendo purgarse de un atracón de sabe Dios qué. Yo me canso de agua.

Todo el fin de semana liada con los disfraces y los ensayos del carnaval apenas me deja tiempo de leer. Termino "El Consuelo" con una sonrisa. No deja de ser una historia de amor. Envidio de la novela la casa de la coprotagonista. Me gustan las casas perdidas en medio del campo.

Una mujer me sorprende llevando a cabo una donación fabulosa. En su caso las palabras son actos y me conmueve su acción. Una nunca deja de sorprenderse con el genero humano. Alguna vez podre contar toda la historia aunque tenga que esconderla bajo capas de tisu y nombres inventados. Quizas sí. 

Dos clientes me decepcionan y entono el "mea culpa", despues de tdo yo ya conocía que "No se pueden pedir peras al olmo..."

Aún así me cabreé mucho mucho conmigo misma.

Mas amarga que un limón sigue la situación economica por estos lares. Aunque curiosamente se siguen abriendo negocios de muy distinta índole. Los chinos comen terreno y se van quedando poquito a poco con los mejores locales. Los pisos bajan de precio y las villas ni os lo cuento. Aun asi pocos son los elegidos por los bancos para condecer la puñetera hipoteca. 

La musica de hoy :

el barrio - el miedo


4 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

El otro día me sorprendió la noticia del cierre de un restaurante chino cerca de casa, llevaba abierto más de 20 años, recuerdo que pensé, si éstos cierran es que nos vamos al pozo.

Besos.

Lena dijo...

Aquí llueve también.

No te cabrees contigo misma.

Ríete de ti.

Es el mejor antiarrugas!

Besos

Marbella_te dijo...

Observar el aquí y ahora.

Cualquier día como hoy es bueno para adentrarte en ese estado de meditación de dejarte llevar por las sensaciones que te rodean sin juzgarlas, solo observándolas.

La actual pátina de "calma chicha" que nos envuelve hace fácil esa práctica y creo sinceramente que proporciona gratificantes resultados emocionales.

Cierra los ojos y déjate llevar...

angélica beatriz dijo...

Llueve... y al hacerlo, pareciera que hasta los ángeles se ponen tristes...

Debe ser hermoso ver llover desde tu ventana mi querida niña... la playa de Marbella, majestuosa, se viste de dulces tonos dorados al atardecer, envuelta en suspiros de agua dulce...

Un beso grande.

P.D. Mañana te escribo, vale? ;-)