miércoles, enero 05, 2011

Noche Mágica


Recorre la avenida Ricardo Soriano la cabalgata de los Reyes Magos; hay tanta gente que me detengo a verla cargada con los últimos regalos . Decenas de chiquillos sonríen nerviosos a mi alrededor preparando las manos para coger cuando pase frente a ellos cuantos mas caramelos mejor.

Me quedo embelesada contemplando los niños de mi alrededor. Misma ilusión, diferentes niños, tiempos que cambian. Por un momento me invade la melancolía propia de quien ya no tiene chiquillos que llevar a estas cosas y me alejo sin terminar de verla. No es lo mismo.

Recuerdo mis noches de reyes junto a mis hermanos. Los nervios nos devoraban contagiando a la pobre Viñita que regresaba a su hogar de hija única como los flanes y sin poderse desahogar con nadie. Nosotras como cotorras hablabamos de cama a cama y cuarto a cuarto especulando sobre lo que recibiríamos por la mañana. Eran los años en que las horas se hacían largas como días. Durante años nos escondimos para pillar desprevenidos a la realeza. Pero ésta nunca se dejo coger. Por la mañana en el salón aparecía en cada rincón uno de nuestros nombres y una pasada de juguetes. Cuando vemos las fotos nos quedamos sorprendidos del elevado numero de juguetes con qué nos encontrábamos. Los cinco fuimos niños muy afortunados.
Creo que aun lo somos a pesar de todos los pesares.
Mis hijos han disfrutado todas y cada una de sus noche magicas de reyes. Sobre todo gracias a la paciencia de su padre. Era capaz de quedarse hasta las tres de la madrugada ayudando a sus "majestades" a montar legos, clips, monstruos, harry potters, circos, pistas de coches, bicicletas, patines y un sinfín de juegos que a mi me hacían enloquecer de pavor ante las instrucciones. Yo siempre les he regalado libros. Desde que los bañaba en sus bañeritas de plástico. Entonces eran libros de goma, después cuentos, tebeos, novelas y literatura clásica a ratos. Les gusta leer.

Os deseo una feliz noche mágica.


6 comentarios:

pau dijo...

Te leo mientras Xeli termina de empaquetar los regalos. Le gusta hacerlo a su manera, con su papel y sus etiquetas.
Mañana vendrá mi hija con su compañero, traerán los churros como cada año. En el dormitorio de mi hijo están él y su compañera, durmiendo en una cama de 90 cnts. Nadie se quiere perder la mañana de reyes, ni siquiera mis yernos, que no recuerdan algo parecido; ella ni cuando era pequeña. En eso se parece a Xeli, que nunca tuvo reyes.
Es curioso que con tanto Papa Noël, tanto "Tiò" y tanta monserga, los reyes sigan siendo los más mágicos y esperados.

K dijo...

Yo sólo tenía uno o dos juguetes, pero creo que la ilusión era la misma que si hubieran sido mil cada año...

Mis niños también reciben varios cuentos (por ahora) cada año. Deseo que terminen siendo como los tuyos, grandes lectores...

Besos y feliz día de Reyes!

Beauséant dijo...

Me encantan esas fotos que desde un mismo punto de vista van mostrando como avanza el día :)

De los Reyes no tengo mucho que decir, he ido borrando de forma sistemática partes de mi infancia ;)

Marbisis dijo...

Si creemos en el progreso y en el diseño de un futuro mejor es porque aún creemos en la magia o utopía.

Princesa Letizia dijo...

Si quieres ver a los otros Reyes de cerca, pasa por mi Palacio. También regalan caramelos.

Besos de Princesa

TORO SALVAJE dijo...

Sin duda la noche más hermosa del año.

Besos.