viernes, enero 28, 2011

Será el invierno



El invierno sigue su curso regalándonos días de lluvia, de nubes, vientos y tormentas variadas entre otros muchos días de sol maravilloso. En uno de esos días y durante unos minutos falté a mi promesa de no volver a exponerme a los rayos solares. Apenas seis o siete minutos de embriaguez solar me bastaron para sentir culpabilidad y protegerme a la sombra. El próximo verano voy a intentarlo con protección tropecientos tres mil; lo mismo mi piel se porta. Y a la culpabilidad la encerraré en algún rincón de mi alma como la canción.
Por arte del alzheimer, mi marido se convierte en mi amante a ojos de mi madre y mis hijos tienen un padre en su cabeza que no conseguimos averiguar. Aunque es todo un personaje por los atributos con los que lo enriquece. Vernos juntos y escandalizarse es todo uno y lo que a simple vista es algo muy simpático y divertido se va convirtiendo en una especie de suplicio que nos mantiene a todos alejados en su presencia.
Mañana estaremos juntas y me preguntara mil veces por Mayor y su vuelta. O como que no fue a mi boda o por que estoy tan delgada o por que no he dormido en mi cama. Me rompo la cabeza pensando en cosas que hacer juntas que al menos la llenen de gozo y no de rabia. Y apenas quedan cosas que pueda realizar con gusto. Que mierda de enfermedad y perdonadme la expresión, pero que dolor tan grande el ver perder su identidad a la persona que amas. Hay dolores muy malos,tremendos. Este en el que sientes que la persona se convierte en arena te marca para siempre.
A veces me gustaría recuperar mi humor de siempre y no ráfagas. A veces me gustaría que todo fuese un mal sueño y volviésemos a empezar.

6 comentarios:

Marbisis dijo...

Invierno sigue curso regalándonos días de lluvia, nubes, y tormentas.

Con todo corazón,

Isabel.

DEMOFILA dijo...

Hola, veci, cuanto tiempo que no nos comentamos, he leído tus ultimas entradas, aunque por falta de tiempo no he comentado ninguna.
A ésta no he poeido resistirme a comentarte, como sabes sigo por tí el curso de la enfermedad de tu madre, disfruta todo lo que puedas de ella, esté como esté, yo se que se sufre al verla así, pero recuerda los años en que la disfrutaste con sus plenas facultades y eso puede que te compense de estos malos momentos.
Todo lo que hagas ahora lo recordarás después con cariño y alegría de haber estado con ella y haberla acompañado con tu cariño, que es lo más grande que se puede dar en el mundo, no hay un regalo mejor que el cariño.
Ánimo, eres fuerte y lo conseguiras.
Un beso muy fuerte de tu veci, la de abajo, que está para lo que te haga falta y cuando te haga fatal

la-de-marbella dijo...

Gracias a las dos por el aliento. Sinceramente intento hacer por ella todo lo que puedo. Y en parte como dice Demofila para poder vivir cuando falté sin culparme y poder decirme a mi misma que siempre estuve allí. Ls relaciones madre/hija no siempre son faciles. Con la mia el balance final es el equilibrio, el respeto y mutuo amor. Ojala tarde en olvidarme, ojala ojala ojala ojala ojala ojala ojala. Gracias

TORO SALVAJE dijo...

Las palabras de Demofila son muy acertadas.

Ánimo.

Besos.

Beauséant dijo...

el alzheimer es, quizás, la enfermedad más cruel, porque destruye a las personas y nos puede hacer olvidar lo que en su día fueron y representaron para nosotros.

me gustaría poder encontrar frases que te hagan sentir mejor, pero sólo puede decir que ánimo, que es duro y que lo estas haciendo bien, muy bien...

BLANCO dijo...

Un beso grande.