jueves, octubre 27, 2011

De esto y de aquello....



Decía Thomas Carlyle: Que nada levanta tanto al hombre por encima de las mezquindades de la vida como "Admirar", sea lo que sea o quien quiera que sea.

Pues creo que el historiador/ensayista inglés tiene razón. En estos días me he limitado a admirar las cosas que veo y me gustan ó pensar en las personas que admiro o quiero. Me está ayudando, en palabras de Carlyle, a levantarme por encima de las mezquindades y tristezas de la vida.

Tengo suerte de vivir en Marbella ya que esta ciudad mía tan compleja, tan vapuleada por unos y otros se mantiene pese a todo bella en otoño. Calida y acogedora aunque la lluvia ha comenzado a caer esta tarde de nuevo.

El perfecto veranillo que hemos disfrutado hasta hace "ná", ha sido todo un respiro que acaba.

El mal genio y la mala uva siguen poseyéndome cual sarampión mal curado. Aprovecho la energía canalizándola en realizar tareas pesadas y cansinas hasta agotarme.
Tal terapia me funciona y en uno de esos arranques lo mismo pinto una casa, podo un jardín,cambio los muebles, o limpio lo que sea. Cuando me da el ataque de energía o lo agoto o me agota.
Antes andaba kilómetros y kilómetros por deporte. Deje de hacerlo cuando me pico la araña y.......no tengo tantas ganas de deporte.
He recordado una anécdota divertida que me ocurrió hace un tiempo y tengo q contárosla. No tiene nada que ver con lo que estaba diciendo,pero ya me conocéis.

Mi padre no encontraba su movil y yo le llamé desde el mio marcando el numero de memoria (q valor!!!)
- Si, contesta una voz.
- Oiga, ¿quien es? respondo yo
- ¿y Ud?
- ¿yo?, Pues la hija del dueño del movil
- ¿de que movil?
- Pues de cual va a ser, so sinverguenza, del de mi padre, el que tienes en la mano.
- Oiga, bastante enfadado, esto es una broma de la radio o que?
y sigue durante un minuto largo una conversación besuguera digna de los Hermanos Marx.
De repente,se me hace la luz en el cerebro y miro el numero que he marcado,difiere uno del de mi padre que en ese momento sale de su cuarto feliz con su movil en la mano!!!!

Tierra tragame y suéltame en otra vida XDios!!! me dije a mi misma. Vaya lío. Me intento disculpar flagelandome verbalmente cual perseguida por la inquisición. El muy borde del tipo se
siente feliz de torturarme durante otro minuto con expresiones poco amables hacía mi padre, el movil, servidora y la madre que la trajo al mundo, le veo visos de no terminar fácilmente; cansada le cuelgo amablemente recomendandole hacer puñetas.


7 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Jajajjaja, la anécdota es inolvidable.

Que buena...

Besos.

CARLOS dijo...

Bueno la anécdota es para no olvidar nunca, a mi me paso alguna cosa parecida, jajaja. Un enorme saludo.

juan rafael dijo...

Y yo que creía que los móviles tenían más memoria que yo.

Aquí me quedaré... dijo...

jajaja.
¡ Qué bueno!
¿ No te volvió a llamar?

Un abrazo

la-de-marbella dijo...

TORO SALVAJE:

Como que de esto hace dos años y no lo olvido jajajajaj, cada vez que me acuerdo de lo de "la hija del dueño del movil" me pongo colorá jajajajaja

CARLOS:

Cuenta tu anécdota, creo que nos hace falta reir un poco mas.

JUAN RAFAEL:

Chiquillo!!!!! Que alegría de leerte. Uy si yo te contara de la memoria y los movilesssss

AQUI ME QUEDARÉ:

jAJAJAJMe alegro que me lo preguntes jajajaja. Apague el movil media hora pa´aburrirlo y se olvidará y se olvidó. jajajajaOtro Abrazo para Ti

La Perfida Canalla dijo...

Que bueno lo dle movil!!! jajaja
Besotes coleguita!!

fus dijo...

Que buena anècdota,,,a veces suele pasar cosas inexplicables....

un fuerte saludo

fus