lunes, septiembre 11, 2006

AQUEL 11 S

ES CAPRICHOSO EL AZAR-SERRAT Y NOA
Aquel día era la primera vez que no iba a trabajar por la tarde. Acababa de llegar a casa y hablaba con lo míos sobre la jornada, cuando algo hizo que me fijara en la pantalla del televisor.
No podía creer lo que veía y mandé callar a todo el mundo. La imagen del avión entrando en el edificio me resultó aterradora.
Al segundo avión, lo vimos venir a través de la pantalla, la cara del locutor lo decía todo. Sentimos horror, pena, miedo y dolor por toda la sangre derramada. Una vez mas, en nombre de Dios (aunque ese Dios no coincida con otros) nos desbastábamos los unos a los otros. La rica América experimentaba en sus carnes el horror del terrorismo más exacerbado. Al dolor por las perdidas humanas sumaban la sorpresa de ser atacados directamente en el corazón. Y sentí pena. Pena por todos aquellos que una mañana se levantaron a trabajar y encontraron un destino atroz. Sobre todo por aquellos a los que el azar envió al edificio. Por todos aquellos que estaban sin tener que estar. Pensé que cruel el azar, que caprichoso. Yo lo sé bien, he conocido los devaneos del azar. Menos mal que a veces es para bien, como todos aquellos que aquel día llegaron tarde a trabajar salvando sus vidas, los de baja por enfermedad, los de asuntos propios, los que estaban en el exterior etc etc.
Con la voz de Serrat y Noa os dejo pensando en el tema. Que caprichoso es el azar!!!!!!!!

5 comentarios:

Zapatos de tacón dijo...

Escenas de pánico escalofriantes...recuerdos aterradores...todavía se me pone la carne de gallina al recordar aquellas imágenes, cuando me sentaba a comer con mis papis.

"Es caprichoso el azar" Es una de mis canciones favoritas,con muchos recuerdos, pero en este caso, maravillosos.

Besos

Noa- dijo...

Día qùe permanecerá en nuestra mente y nuestro corazón de por vida.

Aquellos que tenían que estar y por el azar no estuvieron, darán gracias día a día.
Aquellos que el azar quiso que estuvieran sin ser su destino habitual, como aquellos que estaban día a día, son recordados.

Saludos

zooey dijo...

Estoy de acuerdo contigo, el azar puede ser el genio de la lámpara o el demonio más cruel. Aquel día, yo lo viví más o menos como tú. Cuando salí de trabajar me encontré con aquel telediario del horror en directo y me quedé pegado al televisor hasta la noche.

Dos amigos subieron ese día al Naranjo de Bulnes, y al bajar y reponer un poco las fuerzas en un bar, ya avanzada la tarde, vieron las imágenes en la televisión. Comentaban en voz alta qué bien estaba hecho, qué conseguidos los efectos, que parecía todo real...hasta que alguien le condujo a la realidad y les dijo que todo era verdad. Qué ironía.

Pero quiero acordarme también de las "otras" víctimas de estas estúpidas guerras santas por el poder y el petróleo. Nosotros, que estamos en medio, debemos ver que hay silencios definitivos e inocentes en todas partes: Palestina, Líbano, Irak, Israel. Yo estoy convencido de que los que juegan esta partida se sientan a la misma mesa y se alimentan de falacias con las que protegerse. Creo que es así de triste la cosa, y así de ruin el ser humano y su "sistema".

Un abrazo y gracias por la reflexión.

(por cierto, me ha hecho gracia lo de "asuntos propios", porque yo soy de los que los usan)

Franfri dijo...

El azar es muy caprichoso ... y muy puñetero a veces, como en esa ocasión.

A mí me pilló dando un masaje a un señor cuyo hijo había regresado de Nueva York hacía dos días. Fíjate.

Un abrazo

Fanmakimaki dijo...

En un segundo, solo por estar en el sitio equivocado en el momento erróneo, tu vida se rompe. 2000 dramas y los de sus familias. Terrorifico lo que nuestra especie es capaz de hacer, por petroleo unos y por Dios otros.