lunes, febrero 26, 2007

CARNAVAL






A veces hago cosas impulsada tanto por mi carácter curioso como por los demás. Estas "cosas", en ocasiones se convierten en ratoneras y problemas que hacen que me arrepienta y me amargue de mi "Si".
Sin embargo, otras veces lo que empieza problematico y cuasi obligado se convierte en agradable, sorprendente, enriquecedor y toda una experiencia irrepetible.
Todo empezó con "Pequeño" y su costumbre de participar en cuanta fiesta, asociación ó encuentro de cualquier índole que se produzca en la ciudad. En esta ocasión se trataba de los carnavales. Había decidido participar con la comparsa de las Magnificas "Hnas Maldonado" y teníamos que confeccionar el traje, acudir a los ensayos etc etc.
Entusiasmado con el tema y apoyado por una de las Hermanas entusiasmo al resto de la familia, o casi. Yo me sentía desesperada, no quería coser, ni bailar, ni cantar. Mucho menos pasearme por Marbella
disfrazada de gorda gordisima medio en cueros bailando Batuca.
Como no soy de "Nos Absolutos" y suelo dar votos de confianza a casi todo, me dije a mi misma, por probar nada se pierde.
Y me alegro muchisimo de haberlo hecho. He reencontrado viejos amigos, conocidos de siempre, gentiles desconocidos y un grupo singular donde lo que prima es la amistad, la generosidad, el saber estar y sobre todo la diversión sana y excelente.
Ha sido una de las cosas más divertidas que he hecho en mi vida. Cuando tenga las fotos que nos hicieron las subiré. No podéis imaginar lo que es caminar con un traje de miraguano que te hace subir diez tallas de golpe con toda la parafernalia textil abrazada a tu cuerpo. Tuve que rellenar con trapos el inmenso sostén talla 120 y era como un pozo sin fondo. Ser tan obesa en la realidad ha de ser toda una tortura.

Mis gracias especiales en esta entrada por diferentes motivos a Mi Marido, Ángel, Bibi y Noa, me habéis hecho muy feliz, gracias.

2 comentarios:

giovanni dijo...

Abriste una puerta desconocida y te dejaste empujar un poquitín y después... la fiesta! Buena lección para los que no se atrevan abrir puertas desconocidas. Gracias por la dedicación de la música.

K dijo...

Así que resultó que, como imaginaba, estabas entre las "gordas con tanga rojo". ¿Por qué cuando mi hermana me describió esta carroza enseguida le pregunté si habría reconocido en ella a la-de-marbella?. No sé si es mi intuición, mi sexto sentido (que aún no sabía que podría tenerlo) o qué, pero lo cierto es que te imaginé de gorda, gordísima y me reí bastante imaginándote así. Por eso, te escribía que si no se te reconocía lo suficiente subieras fotos, para confirmar que estabas entre ese grupo tan maravilloso y con tan buena crítica del que escuché cosas bonitas y divertidas. Por cierto, dicen que un "doce" a la carroza, que estuvo genial (me lo dice gente de la calle, aparte de mi hermana...). El lunes, todo el mundo, en la cafetería, comentaba esta carroza mientras desayunaban...
Me alegra que te lo pasaras tan bien. Que hoy sea un gran día, un besazo!!