martes, febrero 13, 2007

CONTRASTES



Calle Valdes situada en el casco antiguo de Marbella.
Puerto Banus a escasos siete kilómetros de distancia.
A las nueve y media de la mañana los termómetros de la vía publica marcaban 20ºC. Menos mal que no me he puesto abrigo, el sol calienta de veras.
Ayer, en mi cacao mental de los lunes, toqué dos temas candentes en la sociedad. Sólo me referiré hoy a la depresión. Durante años he intentando comprender la enfermedad por el miedo que me produce. Quizás, porque conocí a alguien con trastorno bipolar en una época en que no estaba preparada para enfermedades mentales. Recuerdo aquella mujer como un vaivén de sentimientos, hoy alegre, contenta, eufórica en una palabra. Al día siguiente y los días sucesivos: arrastrar de pies, lentitud, tristeza, abatimiento. En mi ingenuidad de entonces, la animaba constantemente a superarse. Vamos pon de tu parte, le decía sin apercibirme que ella no podía hacer nada más que tomar el tratamiento y esperar los resultados.
Leí a Vallejo Najera entonces y más tarde a Enrique Rojas. Comprendí lo terrible y siniestro que debe ser para el enfermo y sus familias. No me tomo el tema a la ligera y sé que personas como KA y sus hermanas lo sufren cada día esperando una mejoría definitiva. Me alegro por tanto del día de hoy. El mejor antidepresivo no químico que conozco: El sol y el mar en todo su esplendor.
Buen día

2 comentarios:

Noa- dijo...

Tema complicado que como cualquier enfermedad crónica no solo daña al enfermo sino a su entorno.

Saludos

K dijo...

Gracias, preciosa!!
Vivimos el día a día, cosa que a lo mejor nos ayuda a vivir la vida más intensamente... no sé hasta qué punto, pero viviendo día a día se lleva mejor estar en este mundo. Sin metas a largo plazo, sin más planes que ser feliz y estar bien con uno mismo y con el resto del mundo en cada minuto del día. Creo que lo mejor es darle un par de nietos, pero ninguna se anima, jejeje...
Ayer fue un buen día, o eso creo, el sol ayuda bastante... hoy también hay sol, espero que sea también un buen día.
Gracias por tenernos presentes en tus días. No sabemos cómo agradecertelo... Un besazo de los cuatro,

K