martes, febrero 20, 2007

PASAN LOS DÍAS


Pasan los días entre soles y lluvias enredando Febrero. Llega mi cumpleaños; se va dejandome buen sabor de boca. Besos, abrazos y regalos lo mejor del día.

Espero que podáis oír a Cesaría Evora cantando "Besame Mucho".

Siguiendo la linea del post anterior leo sobre "Normas perversas, influencia y efecto sobre la sociedad". El concepto de Norma perversa lo formuló Fernández Dols allá por 1992. Viene a decir que son normas vigentes a pesar de ser incumplidas por la mayoría de las personas. Esta situación provoca efectos perversos que afectan a las personas obligadas a cumplirlas y a la autoridades encargadas de imponerlas. La norma perversa desmoraliza por igual al grupo con autoridad y al grupo subordinado. Por poner un ejemplo: El perito que debe asesorar respecto a un problema para el que carece de criterio de evaluación. Otro ejemplo: individuos con autoridad sumamente incompetentes. El tema es muy interesante y a poco que se reflexiona surgen más y más normas del mismo estilo. Todas ellas implantadas en la sociedad, muchas de ellas en forma de corruptela.
¿Se os ocurre alguna?

5 comentarios:

Chisme Cotilla dijo...

Sin ir mas lejos, conozco a mas de unos padres que cumplen esa norma.
Feliz cumpleaños, un beso.

melytta dijo...

Feliz cumpleaños, bonita fecha para cumplirlos.
Se me ocurren muchas, todas aquellas en las que nos sintamos un poco "cabeza de turco" y más víctimas por su aplicación aleatoria que sancionados justamente.
Por ejemplo que a alguien se le cierre el blog porque haya colgado un texto de un libro y no se cerraran todos los que lo contienen, que sería algo así como cerrar cientos.
Interesante, muy interesante.
Mil besos por mil.

Masmi dijo...

Por ejemplo, la prohibicion de bajarse contenidos no autorizados de la red. Todo el mundo la incumple y la autoridad es incapaz de hacerla cumplir.

TOROSALVAJE dijo...

Felicidades!!!!

Un ejemplo de norma perversa, es la ordenanza de civismo del ayuntamiento de Barcelona. Es una norma perversa. Para limpiar la ciudad y que vengan turistas quitamos todas las personas que no tienen dinero y molestan, porque afean la ciudad.

Es una norma nazi.

Besos.

Mar dijo...

Conozco muchas normas perversas: todas las que humanamente obligan y, además, todas las que proceden del hombre.
Un saludo