sábado, mayo 12, 2007

BANCOS DE IGLESIA



No son estos precisamente bancos de iglesia, son los del parque de La Alameda.
El día cargado de luz invitaba a parar y sentarse. Paseo del brazo de mi madre camino de la iglesia. Que delgados noto sus brazos, que infantil su mirada....... Nos quedamos un rato paradas frente a la fuente, ella se queja del calor, yo me alegro. Llegamos temprano a la iglesia, vamos a un funeral. Ella enseguida se mete en su mente mientras posa su mirada más allá de los altares. Yo me dedico a mirar las paredes, los cuadros, el techo, la bóveda, el artesonado del altar mayor, las imagines, los desconchones del suelo, la alfombra, la ropa de la gente, los zapatos, las flores, las cabezas, las narices, las manos de mi madre, mi madre.

Se me va la cabeza entre tanta oración y clamor divino, la culpa la tiene el libro que leo. Se trata esta vez de "Patas arriba, la escuela del mundo al revés" de Eduardo Galeano. Es una síntesis de todos los errores humanos, consentidos o impuestos. Ensayo un tanto desigual y bastante monocorde sobre el desequilibrio socioeconomico mundial. Utiliza recursos cotidianos para ponernos sobre aviso del poder de las multinacionales y los estados totalitarios, creo que llega un pelin tarde todas sus recomendaciones. Sentada en la iglesia junto a mi madre las horas se han convertido en minutos, es tan fácil dejarse llevar.

Buen fin de semana


5 comentarios:

Noa- dijo...

En esos bancos estuve sentada una lejana tarde, en la que disfruté de tu Marbella.
Que sensaciones aquellas!

Saludos

El Mat" dijo...

cuanta razón, no hay nada mejor que sentarse junto a un familiar cercano, hermano, madre, padre o tio, y dejarse llevar por la tarde el sonido de los pajaros. en esos momentos, como dices las horas s convierten en minutos.

Sencillamente sublime

MentesSueltas dijo...

La espera, un banco vavío. Hermosas fotos.

Dejo aquí un fuerte abrazo otoñal... con mi mejor energia.
MentesSueltas

Fanmakimaki ファンマキマキ dijo...

Esos bancos cerámicos me gustan mucho.

Es curioso darse cuenta que hubo un punto de inflexión en el que dejamos de ver a nuestros padres como la autoridad y la fuerza y los empezamos a ver como seres vulnerables.

Que miedo me da.

melytta dijo...

Momentos de paz... en esos es cuando te dejas llevar y las horas pasan como minutos. Pero cuando algo te altera o incomoda entonces hay pocas cosas que dejen volar tu mente y tienes que recurrir a la concentración, frases mantra, etc... para que el tiempo pase rápido.
Tus consejos literarios siempre son guardados celosamente por mí. Yo estoy con el corazón helado, de momento me gusta, pero no se me olvida que a ti te decepcionó, así que me mantengo cautelosa y expectante.
Muchos besos.