martes, marzo 16, 2010

Jacarandas

Hay gente que prefiere ver siempre el lado negativo de las cosas, de la vida. Nada es suficiente nunca, nada perfecto para ellos. A todo le encuentran suficientes motivos en contra como para que la satisfacción sea completa. Son paranoicos y hasta un pelin obsesivos en los detalles. Si están en un día tan magnifico como el de la foto, se quejan del viento o del polen o de los insectos o de lo que sea con tal de negativizar (¿existe este verbo? Si no existe, debería ) cualquier positivismo que una ostente o intente ostentar. Con un día como ese tras tres meses de intensisima lluvia, frío y viento no hay capacidad negativa capaz de influirme. Me he vuelto impermeable como las prendas plastificadas a la negatividad ajena. Me he concentrado en el mar, en los azules intensos. En la vegetación prospera a punto de estallar en primavera. Y en el olor, el olor a azahar que inunda las calles mezclandose con los jazmines de invierno y el salitre del mar, huele tan bien que me acuerdo de mi Muffi, que bien se lo pasa en la calle oliendo el rastro de otros perros.
Nuestro ayuntamiento, poco sensible a la flora y fauna lugareña, de otros lugares no sé, ha talado unas jacarandas en el parque de la constitución dañadas por la realización de unas obras de acondicionamiento. La poca previsión del proyecto es evidente. Ya que se podía haber trasplantado los ejemplares a otra área, treinta años en el mismo sitio le debían haber concedido algún derecho sobre el hombre.
En otras ocasiones he podido comprobar como parte de la población con la falta de aprecio necesaria para reconocer la hermosura de los arboles, pidieran talarlos simplemente por la suciedad que originan sus flores al caer. Pretenden uniformar la ciudad con arboles políticamente perfectos que no ensucien y si pasan desapercibidos mejor. Sin embargo, el otro grupo de ciudadanos, llamaré pasivos ya que jamas les he visto ni protestar ni opinar en nada, se han sentido agraviados por su desaparición. Se han indignado tanto que han denunciado el hecho ante varios organismos. Para nada ya que la potestad sobre el tema arbóreo compite directamente al ayuntamiento, excepto, claro, en especies protegidas. La jacaranda es bella pero no protegida. Triste el avanzar de Marbella.

Por el paseo marítimo me cierro la chaqueta, la primavera no llega, no. Aunque tampoco llueve.
Voy pensando en la enfermedad de mi madre. Me ha preguntado mas de quince veces en una hora cuando regresa "Mayor", quince veces le he contestado que el día 26.
Es tan dramático ver morir su cerebro lenta e inexorablemente que me rebelo de rabia. Todos queremos verla bien y no sabemos como hacerlo. Pintamos Mandalas y mandalas cargados de rojos y naranjas. Ella los ve preciosos, yo los veo enfermos aunque llenos de valor y ganas de tirar para adelante.
Insisto una vez mas en que observéis el comportamiento de las personas mayores que están a vuestro alrededor. A veces los indicios dan lugar a un diagnostico precoz y aunque no se cure, el saber lo que hay, evita muy malos ratos a todos,sobre todo al enfermo.

Mis orquideas se han llenado de pequeños botoncitos a lo largo del tallo. Cuento ocho en un vara, el año pasado conseguí 16 flores en un sola y en el tercer año de floración. Presumiré de ellas en mis fotos en cuanto florezcan.



7 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Es muy duro.
Ánimo.

Besos.

la-de-marbella dijo...

Gracias. Es de una tristeza tan honda que a veces tengo que hablar de ello. Gracias Xavi

Marudemarbella dijo...

Tiene suerte tu madre de tener una hija como tú, que la llena de cariño y le responde tantas veces como ella pregunta. Aunque no es un consuelo, creo que mientras pregunte las cosas, su cerebreo está trabajando,luchando, se interesa, no quiere olvidar, eso es bueno, creo yo, aunque no entiendo mucho.
Te envío un beso cargado de energía, y de cariño para ella y para tí.

Maru

Esticomar dijo...

Hola marbellera: me gustaría ser lo suficientemente elocuente y encontrar las palabras exactas para que te sintieras reconfortada con el tema de tu querida madre. Se con seguridad le das todo, ése es el camino de un buen hijo, no hay otro secreto, ¡ánimo! se fuerte.
La lectura de tu página de hoy me ha hecho sentirme inconformista con cuantas cosas surgen a nuestro alrededor y que toleramos sin más. Estoy oyendo una vieja canción de Serrat, ""a quién corresponda..."" es su título, quizás la deberíamos tener muy presente en muchas facetas de nuestras vidas.
Un saludo,.

DEMOFILA dijo...

Hola, veci, hoy te encuentro un poco triste.
Has dado en el clavo en todo lo que has expuesto en tu entrada, los marbelleros, en general, somos muy pocos receptivos a los cambios que estos gobernantes que tenemos, hacen, sin pensar en lo que perjudican a la ciudad.
Lo de tu madre, te lo he dicho otras veces, disfrutála el tiempo que la tengas a tu lado, puedes ir viviendo junto a ella, lo que yo no pude, simplemente, vive con ella, mirála a los ojos, y verás como es feliz.
Un beso muy fuerte desde abajo, espero que el grande venga pronto, tengo ganas de verlo.

Princesa Letizia dijo...

Vaya, no soy la única triste hoy. En mi Palacio también hay hoy mucha tristeza.

Besos de Princesa

DEMOFILA dijo...

Solamente vengo a darte las gracías por el ánimo que me has dado en tu comentario, no puedo hace más, porque tengo los ojos nublados por las lágrimas, del sentimiento que me ha entrado al leer todos los comentarios tan cariñosos que me habéis hecho todos.
Besos.