miércoles, marzo 14, 2007

VENENO EN EL AIRE




De niña existian palabras que no se podian decir en voz alta.

Ni siquiera se podia preguntar acerca de sus significados .

Por entonces, leyendo aqui y alla. Hablando con unos y con otros, pude sacar mis propias conclusiones y convicciones. Con el paso de los años, y aun siendo casi adolescente metida a mujer, las cosas cambiaron radicalmente.Pasamos de no poder preguntar a pregunta por favor, todo lo que quieras.

Siempre he considerado un privilegio vivir en democracia. Tener acceso a intervenir en el devenir de las cosas. Protestar, disentir, incluso en ocasiones sentir deseos de expresarme en voz alta y hacerlo. Ocurre que en los ultimos años el aire se ha envenenado. A tal punto que se ven fantasmas en todas partes, resucitamos a los muertos y lo peor, no les dejamos descansar ni en paz ni en guerra. Nos echamos en cara los unos a los otros hechos en los cuales acaso intervino nuestro ADN, que no nosotros.

No sé como se limpia el aire, pero me gustaria tanto volver a oler aquel de mi juventud. De nuevo los arboles no nos dejan ver el bosque y como mejor medida para verlo, parece que hayamos decidido cercernarlos. Ojala no lleguemos a ello.

6 comentarios:

Fanmakimaki dijo...

Incluso decir algo y equivocarse.

TOROSALVAJE dijo...

Sí, está viciado el aire, pero por culpa de unos y otros que solo buscan el poder y les importa un pito todo lo demás. Eso es lo que tenemos.

besos.

MentesSueltas dijo...

Pasaba a dejar un abrazo, a pesar de estar "corto" de tiempo, me hago un rato para saludar...

Estoy siempre

MentesSueltas

Pao dijo...

Es un Bonito privilegio vivir en democracia, pero es cierto que hay situaciones o tiempos en que se siente que el aire que repiramos para vivir libres y plenos, a ratos se envenena o al mnso de vuelve toxico y cuesta respirar, cuesta tener una vision real de las cosas, del pais, de la política y de los políticos.

melytta dijo...

Sabes? esta vez has hablado por mí y, supongo, que por otros muchos. Estoy triste y cansada por tener que ceñirme a ese corsé que encierra el término "políticamente correcto" y todo lo que no se puede decir, resulta que vuelvo a sentir ese desasosiego que tenía de niña al tener que ocultar mis ideas y las de mi casa.
Me siento muy identificada con tus palabras de hoy, ya te lo he dicho.

Mil besos.

Noa- dijo...

Hay momentos en los que debieramos tener primero respeto y luego respeto a la democracia.

Saludos