jueves, julio 13, 2006

REGALOS

Maria Dolores Pradera- FINA ESTAMPA









Directamente de Milan, recibo un collar y un bolso. Es un regalo "especial" de amigos "especiales". Por lo inesperado, no estoy segura de haber demostrado la alegría que me supone aceptarlos, y os aseguro que me han hecho muy feliz.
Son de esa clase de personas a las que no necesitas ver a diario para sentir la amistad y el cariño.
Cuando tenemos oportunidad de estar juntos y conversar las horas transcurren deprisa, el ambiente se torna intimo y hablamos de ayer y de hoy.
Aprovecho la ocasión, que diría cualquier carta comercial, para desearles mi más sincera, alegre y conmovida enhorabuena por su enlace matrimonial. Pocas veces en la vida se tiene ocasión de asistir a la culminación de amor tan grande, tan duradero en el tiempo. Busco y rebusco mi regalo de bodas. Ha de ser algo tan especial como ellos, independientemente de su costo; ya que al fin y al cabo poseen todo aquello que desean y se puede comprar. Algo encontraré, seguro.

Mi canción de hoy va dedicada a ellos. ( No olvido lo del champagne)

5 comentarios:

giovanni dijo...

Me gusta "el ambiente se torna intimo y hablamos de ayer y de hoy". Fue lo que me gustó en una reciente visita a Marbella. La canción es preciosa, la cantante es de las preferidas de mi mujer.
Besos

Noa- dijo...

A veces lo especial termina resultando barato en valor monetario, pero muy caro en valor sentimental.

Saludos

Zapatos de tacón dijo...

El valor sentimental es lo más importante.
La verdadera amistad, es realmente cuando no puedes tener a esa persona todos los días pero en el moemnto que la necesitas, "Siempre está ahí"

Besos

Fanmakimaki dijo...

Me gusta que la gente busque un regalo especial. Es divertido. Se pone mucho cariño. Y normalmente hay algún guiño que ellos entienden. Cuida a esos amigos. El tesoro más precioso.

Alejandro dijo...

Hola desde Chicago,
me eh tropezado con tu blog por coincidencia, mientras hacia una busqueda en Google "toros de barro", que por cierto era para un amigo. En fin, ya estando en tu pagina, me puse a leer, y me eh pasado un rato divertido leyendo tus relatos. Te expresas muy bien, y por un momento senti que estaba ahi ahi en Marbella. Bueno debo seguir trabajando.
Chau, Alejandro