jueves, junio 29, 2006

LAS APARIENCIAS ENGAÑAN


Escribí este relato en Febrero de 2003. Gracias a la ayuda de Sección Femenina fue publicado aquel mismo mes bajo pseudonimo; la maquetación corrió a cargo de ellas. Hoy me animo a subirlo por un comentario que he leido en otro blog sobre las apariciencias.

A Miguel lo conocía de vista, tenía pinta de pobre hombre con ciertos visos de no estar en sus cabales. Nunca había oído su voz y solo recordaba de él algún que otro detalle que había oído contar por el pueblo. Tenía fama de solitario, huraño y peligroso. Andaba acompañado de un tal Manuel, pescador de oficio, que era todo lo contrario a él: extrovertido, cariñoso y con pinta de bonachón. Quiso la casualidad que un día camino de Málaga mi coche decidiera dejarme tirada al borde de la carretera y yo ante la prisa de llegar a una cita, llamara a la grúa e hiciera auto-stop. El primer coche que paró venía cargado de marroquíes y pensaron que estaba haciendo la calle; el segundo era un hombre solo con pinta peligrosa, pero al tercero llegó la vencida.
Tres minutos después iba camino de Málaga, en el asiento de atrás de un ford escort reconvertido en algo inenarrable para mí. ¡Aquellos asientos! ¡Aquel volante de cuero!
El conductor no era otro que Miguel, acompañado de su inseparable Manuel.

Le veía por el espejo retrovisor como un eccehomo, despeinado, mal afeitado y pálido, pisando con rabia el acelerador. Manuel le pedía que dejara de rechinar los dientes y se comportara como un “tío cabal”.

Como hablaban en voz muy alta y yo soy muy curiosa me quedé escuchando sin pudor alguno la conversación.
- Hueles a rancio, Miguel -decía Manuel-. Así no llegamos a ninguna parte. La Loreto cuando te vea querrá saber por qué no te lavas y ¿qué vas a decirle?
- La verdad, que no tengo ganas de bañarme -decía Miguel rotundo-.
- No me extraña que la Loreto se pirre por el cubano -dijo Manuel mientras se volvía hacia mí-. ¿Conoces a la Loreto, chata?
- No, no tengo el gusto –contesté-.
- Es la novia de Miguel, pero últimamente la tiene aburrida: no se lava, no va a trabajar, no hace nada a derechas. Ni a izquierdas -remató socarrón-.

Miguel, muy violento, puso la radio y le mandó callar, pero el otro, que había visto en mí una víctima propiciatoria para sus palabras, quitó la radio mientras se giraba del todo medio asfixiado por el cinturón de seguridad.

- ¿A que a las mujeres os gustan los hombres limpios? –afirmaba más que preguntaba-.¿A que a un tío vago le dáis puerta? Que se lo estoy diciendo, que el cubano es mucho tío para estar detrás de la barra de un bar calentando al personal... Que tiene mucha labia y siempre va “escamondao” (1).... Que las titis de ahora os lo montáis de escándalo...

Yo, por decir algo, pregunté quién era el cubano y Manuel se enzarzó en una larguísima explicación que se me pierde entre el humo de los cigarrillos. De pronto la guardia civil apareció en la carretera haciendo señales de disminuir la marcha, mientras que a lo lejos podíamos distinguir un accidente. Bastante agobiada por la falta de tiempo, decidí llamar por el móvil a mi cita dando toda clase de explicaciones, hasta que pude aplazarla para las 6 de la tarde.

Ya aliviada, me relajo en el asiento. Y, por dar vidilla a la espera, me intereso por el motivo de su desplazamiento a Málaga.
- Ya te lo he explicado -dice Manuel, serio-. La Loreto se ha venido a Málaga pa´fastidiar al Miguel y amenaza con liarse con un cubano que trabaja en un bar en los bajos de su edificio, si el Miguel no se corrige. Venimos para hablar con ella y llegar a una solución. ¿No ves que Miguel está mu mal?

Miguel asiente con la cabeza más tieso que un cirio de Semana Santa.
- Hombre -empiezo con tacto-, a nadie le amarga un dulce y entre un hombre bien olido y otro que te ofende la nariz...

Seguimos hablando de las mujeres y los dos me miraban alucinados, creo que era la primera vez que hablaban con una mujer de igual a igual. La experiencia me estaba resultando agradable y a pesar de la pinta de los dos y del coche, yo me sentía muy cómoda hablando con ellos.

A diez minutos de mi destino me dirijo directamente a Miguel a través del espejo retrovisor y le doy las gracias por su amabilidad.
- ¿Tu harías algo por mi? -me preguntó muy serio sin dejar de observarme-.
- ¡Qué menos! -le respondí con el corazón en un puño pensando en qué me iba a pedir-.
- Quiero que me ayudes a comprarle un anillo a la Loreto y a elegir una ropa pa´ponerme.

Me enseñó 500 euros arrugados que se sacó de un bolsillo.
- ¿Habrá bastante? -preguntaba anhelante como un cachorro mientras levanta el puño con el dinero.

La sorpresa me dejó muda, ¡que ya es difícil!
- Iremos –dije-.

Y fuimos. Y a pesar del olor a rancio que desprendía Miguel, al despedirnos le di un abrazo deseándole suerte. A veces, las apariencias engañan.

(1) En andaluz, limpio, limpisimo.

8 comentarios:

TOROSALVAJE dijo...

Felicidades por el post, es muy bueno, y además me gustó el mensaje que lleva implícito.

Felicidades por dos.

Saludos.

Parque de la Alameda dijo...

Me ha encantado!

xixe dijo...

Muy buen texto, quisiera seguir leyendo al autor. Saludos.

Anónimo dijo...

Me imagino perfectamente la pareja.Saludos.

Chisme Cotilla dijo...

Una auentica "roadmovie" a la malagueña, lastima que no sigas.
Saluditos...........

Juanillo "er pillo" dijo...

Que buena historia, me imagino a los "cuñaooooooos" en el coche y luego en plan Pretty Woman comprando la ropa y el anillo.

Las apariencias engañan, y eso es porque nos movemos a base de prejuicios antes de conocer de verdad a la persona.

Un beso

Noa- dijo...

Hay siempre que saber sentarse en el asiento de un coche y escuchar para terminar conociendo a la persona.

Un abrazo

zooey dijo...

La vida te da sorpresas... hay gente que está señalada por una especie de estigma que les marca.
Me encantó el mensaje, me gustó mucho cómo está escrito. Yo, como XIXE, reclamo más de lo mismo.

Un abrazo.